October 14, 2017 Sugarloaf Pain & Rehab
  1. No estoy sangrando, así que no tengo ninguna lesión.

Todos estamos acostumbrados a ver programas de televisión donde los personajes terminan hechos un desastre después de un choque. De hecho, la mayoría de accidentes automovilísticos no son tan sangrientos, lo cual lleva a las personas a creer que no están lastimadas. El dolor que sientas después de un choque de ninguna manera es un indicador preciso de la magnitud del daño que ha sufrido tu cuerpo. Y solo es posible verificar tu condición médica luego de que un doctor calificado y especializado en accidentes lleve a cabo una evaluación objetiva. La mayoría de lesiones no se manifiestan externamente en la forma de cortadas, contusiones o hemorragias, sino que se tratan de “lesiones de tejidos blandos”. Los tejidos blandos son los ligamentos, los músculos, los tendones y los nervios. Las lesiones en estas áreas son igual de graves y a menudo tienen consecuencias de por vida si no se tratan correctamente.

  1. El dolor se irá por sí solo con el tiempo.

¡No, no, no! Si sientes molestia o dolor de cualquier tipo después de un accidente, no importa qué tan leve sea, es una señal de que una de tus estructuras internas ha sufrido un daño significativo. A menos que recibas tratamiento para esa lesión, el dolor y los síntomas solo empeorarán con el tiempo. Al permitir que la lesión empeore, estás corriendo el riesgo de sufrir un daño permanente. Además, entre mayor sea el lapso de tiempo entre el accidente y tu primera visita al doctor, tu caso contra las compañías aseguradoras será más débil.

  1. Puedo tratar el dolor con medicamentos.

Los analgésicos, ya sean de venta libre o prescripción médica, no sirven para tratar las lesiones. De nuevo: no sirven para tratar las lesiones. Esto va de la mano con la idea de que las lesiones se curan por sí solas, pero como se mencionó anteriormente, es totalmente erróneo. Los medicamentos solo ayudan a tratar la sintomatología del verdadero problema, por lo que el dolor y otros síntomas regresarán cuando el efecto de la medicina se acabe. Además, está demostrado que el uso extendido de analgésicos tiene efectos adversos, tal como el daño a los órganos internos e intestinos.

  1. Visitar solamente al médico general.

Por lo general, es buena idea visitar al médico general por el dolor y los síntomas que tengas justo después de un accidente automovilístico. Usualmente, estas personas llevan a cabo un examen preliminar y evalúan tus síntomas para luego prescribir analgésicos. Sin embargo, debes tener en cuenta que en la medicina existen especializaciones para reconocer, diagnosticar y tratar problemas de salud con precisión. Los accidentes automovilísticos tienen un patrón particular de lesiones que requieren de un médico especialista capaz de encontrarlos para realizar un diagnóstico acertado. Los quiroprácticos son los expertos en el campo de las lesiones de accidentes automovilísticos y están entrenados para tratar la verdadera causa del problema y estimular tu recuperación según tu estado de salud.

  1. Optar por cirugías y otros procedimientos invasivos demasiado pronto.

El dolor no es un indicador preciso de la magnitud del daño de una lesión interna. Siempre debes empezar tu tratamiento con opciones más conservadoras y menos invasivas que reduzcan tus probabilidades de someterte a una cirugía. Los procedimientos quirúrgicos no garantizan una recuperación total e incluso pueden aumentar tu tiempo de rehabilitación. Está comprobado que la atención quiropráctica es efectiva para tratar las lesiones de accidentes automovilísticos, lo cual alivia el dolor y los síntomas. Estas terapias también reducen considerablemente tus probabilidades de necesitar una cirugía en el largo plazo. En casos excepcionales, es posible que tu quiropráctico te remita a un ortopedista para que realice más exámenes y sugiera otros tratamientos. Esta situación puede darse cuando las lesiones son bastante graves y no responden a los ajustes estándar ni terapias manuales.

  1. Las lesiones de “tejidos blandos” no son graves.

La frase “tejidos blandos” crea la idea equivocada de que estas lesiones no son agudas ni requieren atención urgente. Y parte de este malentendido se debe a que no se pueden diagnosticar fácilmente. Las lesiones de tejidos blandos no aparecen en las radiografías y sus síntomas varían en tipo e intensidad. Los músculos, tendones, ligamentos, fascia y nervios se caracterizan como “tejidos blandos”. Los daños a cualquiera de estos elementos afectan a las demás estructuras, ya que trabajan en conjunto en todos los aspectos para ejecutar los movimientos y funciones corporales necesarios. Además, las empresas aseguradoras han hecho un gran esfuerzo para menospreciar la importancia y el valor de estos tejidos. Sin embargo, los mejores quiroprácticos pueden diagnosticar y presentar tus lesiones de una manera que garantizará que no caigas víctima de estas tácticas.

  1. Tengo que pagar por el tratamiento de mi bolsillo.

Hay muchos casos de personas que deciden no seguir ningún tratamiento para el dolor y lesiones provocados por un accidente porque no cuentan con ningún seguro médico ni ingresos para cubrir los gastos. Si no tienes la culpa del accidente, el seguro de la otra parte es el encargado de cubrir todos los gastos médicos. Por otro lado, si eres la parte causante del accidente, revisa si el seguro de tu automóvil cuenta con MEDPAY. MEDPAY es un tipo de seguro automovilístico que cubre los gastos médicos y funerarios de la persona asegurada, y proporciona cobertura independiente de que seas la parte causante del accidente. Ten en cuenta que, por ley, las primas de tu seguro no aumentarán si usas tu MEDPAY. En cualquier caso, habla con tu quiropráctico para conocer tus opciones.

 

Todos los puntos discutidos anteriormente convergen para determinar tu condición y las consecuencias tras un accidente automovilístico, físicas y en la mayoría de los casos, legales. Desafortunadamente, la cantidad de pacientes y doctores que no conocen esta información no es tan alta como se quisiera creer. El conocimiento de tu quiropráctico sobre el tratamiento integral de los accidentes automovilísticos es tan importante como sus habilidades y recursos para realizar el diagnóstico y proporcionar la terapia.

Tus quiroprácticos de Sugarloaf Pain & Rehab en Suwanee son profesionales confiables experimentados en accidentes automovilísticos. Con más de 13 años de experiencia y especializados en accidentes automovilísticos, tus quiroprácticos en Sugarloaf Pain & Rehab identificarán y tratarán efectivamente las lesiones que aquellos menos experimentados y capacitados a menudo pasan por alto. Como paciente, te beneficiarás de las técnicas y procedimientos más avanzados realizados por tu quiropráctico, junto con las diferentes terapias vanguardistas que solo encontrarás en esta clínica.

Para más información sobre nuestra clínica y las maneras en las que podemos ayudarte con tu desagradable experiencia con un accidente automovilístico, llámanos al (770) 817-3399 o visítanos en nuestro sitio web para conocer más detalles.

Leave a Reply

Follow by Email
Facebook
Facebook
Google+
Instagram